sábado, 25 de mayo de 2013

Broches de fieltro

El fieltro es otra de las formas de trabajar la lana. La lana en vellón tiene esa magia de convertirse en cualquier cosa: prendas livianas y translúcidas como los chales de gasa o sombreros y carteras donde el vellón convertido en fieltro, es el cuero. Realmente es maravilloso. Apenas un tiempo atrás, participamos de un primer curso de fieltro. Algo aprendido y ganas de hacer algunas cositas, pequeñas.... pero hechas con el gusto de trabajar este noble material que es el vellón de lana. 

Dicho entonces, los primeros pasos en fieltro y que mejor que empezar con piezas pequeñitas, como estos broches realizados con fieltro, abalorios y botones. Son muy sencillos, pero tienen su trabajo. Apoyado en el bordado con mostacillas, la formas adquieren vida y color en el cuerpo de un pajarito, mariposas, flores o pecesitos.


El How to o como se hace,  es sencillo: se elige una forma y se marca sobre el fieltro. Enseguida se marca suavemente el dibujo de lo que va bordado. La pieza o cuerpo del broche se corta doble, una tapa va bordada y la segunda tapa es la que lleva el alfiler o broche. Se borda y agregan las mostacillas o abalorios elegidos. Luego se corta una pieza igual al modelo en cartón delgado, y se pega a la tapa con el broche, se pone la tapa bordada y se rellena con un poco de algodón sintético. Con las tres piezas una sobre otra, se procede a coser por la orilla bordando con puntada peineta o sencillamente con hilván.





El alfiler debe quedar cosido al fieltro y pegado al cartón, lo más prolijo posible. Verdad que quedan lindos?

Un detalle, el cartón debe quedar un poco más pequeño que el modelo, para poder coserlo al final, de otro modo costaría bastante pasar la aguja.



  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada