jueves, 25 de agosto de 2011

Para estos últimos días de frío

Ya se va el invierno, pero aún quedan mañanas y atardeceres en que el frío sigue  haciendo que nos abriguemos y no guardemos esas prendas que nos ayudaron a no sentirlo con toda su crudeza. Que rico es poder abrigarse con algo que nos de calor, que nos envuelva, pero que no parezcamos astronautas de tanta ropa. Esa es la características de las prendas de lana, que pueden abrigarte, darte mucho movimiento, y no parecer "osos". Ponchos, ruanas, chales y otros accesorios,  cumplen esa función, te abrigan sin parecer estar demasiado abrigadas. Como despedida del invierno, les mostramos dos ponchos abrigaditos, que también podrás usar en otros tiempos.
 Este modelo está realizado por piezas que se van uniendo en la medida que se van tejiendo. Cuando estás en la segunda pieza antes de terminar, se une a la que ya está tejida. De esa manera no hay costuras y el poncho queda unido con el mismo punto de red.
Una vez unidas las cuatro piezas, se toman puntos en cuello o escote, para ajustarlo a medida. En el ruedo puedes agregar flecos. Un modelo sencillo, muy bonito que tiene excelente caída El modelo aparece en una revista de tejidos en la web.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada